BlogPropósito

¿Qué es la vida? Desde la perspectiva de Dios

¿Qué es la vida? - Soy Joven Cristiana

Probablemente en algún momento te hayas hecho la pregunta ¿Qué es la vida? Y trates de buscarle un sentido y propósito al porqué estamos aquí. Déjame decirte que no hay mejor respuesta que la que nos da El Creador en Su Palabra.

Anais Nin dijo una vez «No vemos las cosas como son, las vemos de acuerdo a nuestro modo de ser». Con esto vamos a definir que la forma en que veamos la vida formará nuestra vida. Esto influirá de tal forma que dependiendo de esa visión de vida así usarás tu tiempo, tu dinero, tus talentos y también el valor que le das a tus relaciones. Te hago la pregunta «¿Cómo defines tu vida?» yo antes respondía a esa pregunta con: La vida es como una montaña rusa, a veces estás arriba y otras veces abajo pero es emocionante. También decía: Es un sube y baja, no siempre vas a estar bien. Puede que pienses igual o tengas otros pensamientos que he escuchado como «Es un juego de cartas y tienes que jugar la mano que te den» o «Es una bicicleta de muchas velocidades y algunas nunca las usamos».

Influye en tu vida diaria

La verdad es que estas afirmaciones pueden parecerte muy coherentes y reales, pero a la luz de la palabra el origen de la vida es mucho más que eso. La mayoría de personas expresan su sentido de vida a través de sus posesiones, su forma de vestir, los adhesivos en sus automóviles e incluso en sus tatuajes. Pero tu definición de vida es la que influirá en tu forma de vivir y determinará tus valores principales.

Es muy probable que como mi yo anterior, tengas una base errónea del significado de tu propósito. Para poder cumplir con el propósito que Dios tiene trazado para tu vida es importante que sustituyas la sabiduría común por los enfoques Bíblicos. Podemos resumir que la Biblia le da un enfoque a la vida de tres sentidos que veremos a continuación.

1. La vida es una prueba

Dios prueba una y otra vez nuestro carácter, nuestra fe, la obediencia, el amor, la valentía, nuestra integridad, etc. ¿Sabías que los términos «tribulación, tentación, purificaciones y refinación» se repiten más de 200 veces en la Biblia? Podemos encontrar muchísimas historias en las que Dios probó a sus siervos. La Biblia nos menciona a varios personajes que lograron pasar su prueba como Rut, Daniel, José y Ester. Pero también menciona a aquellos que aún fallando Dios los amó y los llamó amigos como por ejemplo a David.

En sí, toda la vida es una prueba, todo el tiempo serás probado. Escuchaba una vez a un predicador decir «Todos los hermanos en la fe o están saliendo de una prueba o están en una o están por entrar a una» y me di cuenta que es algo muy cierto.

Dios siempre está pendiente de ti

Dios constantemente observa tus reacciones ante la gente, los problemas, los éxitos, la enfermedad, hasta el uso que le das a tu tiempo. Él se fija de todas las buenas acciones que hagas, hasta por muy pequeñas que te parezcan como recoger la basura y colocarla en su lugar, cederle el asiento a alguien en el autobus, abrirle la puerta a alguien, etc. No podemos conocer todas las pruebas que Dios tiene para nosotros pero si las podemos anticipar por lo que dice en Su Palabra. Seremos probados mediante cambios drásticos, oraciones no contestadas, críticas inmerecidas, promesas retrasadas e incluso tragedias sin sentido.

Dios quiere probar en dónde está tu esperanza, a quién acudes cuando estás en problemas, qué es lo que le da sentido a tu vida. Una de las pruebas más importantes es ver cómo actúas cuando no puedes sentir la presencia de Dios en tu vida. A veces Dios se aleja intencionalmente y no podemos sentir su cercanía. Hubo un rey en la Biblia llamado Ezequías a quien Dios probó de esta forma y podemos leerlo en 2 Crónicas 32:31 donde dice » Dios se apartó de Ezequías para ponerlo a prueba y ver lo que realmente había en su corazón». Dios quería probar su carácter y revelarle una debilidad en su vida con el fin de prepararlo para una responsabilidad mayor.

Nada es insignificante

Cuando entiendes que tu vida es una prueba tu forma de ver la vida cambia y te das cuenta que todo tiene un propósito por más mínimo que este sea. Cada día es importante, cada minuto es vital, cada segundo es una oportunidad para hacer crecer y depender más de Dios. Lo genial es que Dios desea que salgamos triunfantes de todas nuestras pruebas y por eso Él no permite que las pruebas que enfrentamos sean mayores a la gracia que Él nos otorga para sobrellevarlas. Tal como lo dice 1 Corintios 10:13. Puedes estar completamente segura de que Dios toma nota cada vez que superas una prueba para recompensarte en la eternidad.

2. La vida es un fideicomiso

«Dios es dueño de toda la tierra y de todo lo que hay en ella; también es dueño del mundo y de todos sus habitantes.» Salmos 24:1 TLA

Nada de lo que tenemos aquí es nuestro, ni nuestras posesiones, ni nuestros talentos, ni nuestro tiempo, tampoco nuestra inteligencia, ni nuestras relaciones, como tampoco las oportunidades. Solo somos mayordomos de todo lo que Dios nos da. Dios nos presta la tierra mientras estamos aquí. El primer trabajo que Dios le dio al ser humano fue administrar y cuidar las cosas de Él en la tierra y este papel nunca ha sido cambiado, sigue siendo parte de nuestro propósito.

Nosotros como cristianos debemos tener un pensamiento como «Dios es el dueño, por lo tanto tengo que cuidarlo lo mejor que pueda». En 1 Corintios 4:2 dice «a los que reciben un encargo se les exige que demuestren ser dignos de confianza» y debemos tomar esto muy en serio. Este versículo me hace recordar la historia que Jesús contó sobre los talentos. Por lo que te animo a avivar el fuego que Dios puso en ti, a multiplicar y usar esos talentos que te fueron confiados.

Las tres recompensas

«Su señor le respondió: ¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! En lo poco has sido fiel; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!» Mateo 25:21 NVI

Dios promete darte tres recompensas en la eternidad al ser un buen mayordomo de su creación y todo lo que te fue entregado. La primera es su aprobación ¡Te felicitará! Creo que no hay cosa más grandiosa que escuchar un «bien hecho» de parte de nuestro Señor. La segunda, se te dará una responsabilidad mayor, podemos verlo como un ascenso, te pondrá a cargo de mucho más porque demostraste ser digna de confianza. La tercera, serás honrada con un festejo «ven a compartir la felicidad de tu Señor».

3. La vida es una asignación temporal

Estamos aquí de paso, si te pones a pensar en lo que dura la eternidad comparado con lo que dura la vida promedio en la tierra te darás cuenta que es extremadamente breve. Por eso no debes olvidar una gran verdad y es que no vas a estar aquí por mucho tiempo, así que no te apegues demasiado a la tierra.

Somos extranjeros

La Biblia compara constantemente nuestro paso por la tierra como «extranjeros o embajadores». Debemos comprender que este no es nuestro hogar permanente, solo estamos de paso. La Biblia menciona términos como: Extranjero, viajero, extraño, visitante, peregrino, advenedizo para que comprendamos que no somos de aquí. Los verdaderos cristianos sabemos que la vida es mucho más que los pocos años que vivimos en la tierra. Cuando comprendes esto dejas de preocuparte por tenerlo todo en la tierra.

Es algo muy difícil hoy en día lograr vivir con esto en nuestras mentes, ya que constantemente nos bombardean con publicidad por todos los medios anunciando el insaciable comportamiento del ser humano. Todos los medios nos viven diciendo que debemos complacer todos nuestros deseos personales. Con lo cautivador de los medios y todas las cosas nuevas que existen para explorar nuevas experiencias, es fácil olvidar que la vida no consiste en la búsqueda de la felicidad.

Nunca olvidemos que nos estamos preparando para algo mejor «Así que no nos fijamos en lo visible, sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno». 2 Corintios 4:18 NVI

No somos completamente felices aquí

Para evitar que nos aferremos demasiado a esta tierra Dios permite que experimentemos algún grado de incomodidad y tristeza en nuestra vida. La tierra no es nuestro hogar final porque hemos sido creados para algo mucho mejor ¡No somos completamente felices aquí porque no se supone que lo seamos! Tendrás momentos felices aquí pero en realidad nada se comparará a lo que Dios tiene planeado para nosotros en el cielo.

Es un grave error pensar que el objetivo de Dios para tu vida es la prosperidad material o el éxito popular según el molde del mundo. Nunca te concentres en coronas temporales. Por favor, cuando la vida se torne difícil y complicada y te aceche la duda de si vale la pena sacrificarse viviendo para Cristo NO OLVIDES que aún no has llegado a casa.

«¿Cómo pueden hablar así, cuando ni siquiera saben lo que les va a suceder mañana? Su vida es como la niebla: aparece por un poco de tiempo, y luego desaparece.» Santiago 4:14


4 comentarios en “¿Qué es la vida? Desde la perspectiva de Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *